Dios es el único dueño verdadero

Autor.

Dios es el único dueño verdadero

Muchas veces escuchamos decir a alguien: Este es mi coche, esta es mi casa, este es mi terreno, etc. Sin embargo la Biblia nos enseña quién es el verdadero dueño de todas las cosas, Mire los siguientes textos:

En el sentido literal, Dios es el dueño, puesto que todo proviene de él.

Hay Tres razones por las que el hombre no puede poseer nada

a. El hombre no puede crear nada
Muy pocas personas reconocen que Dios es el único dueño de
este universo porque él lo creó. Esta verdad establece que el hombre
no puede poseer nada, pues no puede crear nada. Las “creaciones” o
inventos del hombre (aviones, estructuras, medicinas, etc.) son
sólo aplicaciones, adaptaciones o combinaciones de lo que Dios ya
creó. Crear es “hacer que empiece a existir una cosa”. Si usted necesita
dinero, ¿puede crearlo? Si usted necesita más tiempo para terminar
un trabajo, ¿puede usted crear más tiempo? No, nosotros no podemos
crear nada. Sólo Dios puede hacer algo de la nada. Esto hizo él cuando
formó el universo. Por eso, todo ser humano debe reconocer que sólo
Dios es capaz de poseer algo. “Señor, (…) tú creaste todas las cosas,
y por tu voluntad existen y fueron creadas” (Apocalipsis 4.11).

Texto de: http://es.wikipedia.org/wiki/Materia

Como hecho científico la idea de que la masa se conserva se remonta al químico Lavoisier, el científico francés considerado padre de la Química moderna que midió cuidadosamente la masa de las sustancias antes y después de intervenir en una reacción química, y llegó a la conclusión de que la materia, medida por la masa, no se crea ni destruye, sino que sólo se transforma en el curso de las reacciones.

Por qué llego a esa conclusión? El hombre jamás podrá crear algo, puesto que ya lo hizo Dios, entonces eso lo convierte automáticamente en dueño de todo.
b. El hombre no tiene control absoluto sobre nada
¡Qué vanos son los títulos y los demás documentos que el hombre
tiene para probar que es dueño! En un instante, Dios puede reducir
a cenizas y escombros las mansiones que los hombres “poseen”. En
tiempo de guerra toda su “propiedad” puede ser usada por el gobierno
para la guerra. Y en cualquier momento el fraude y el robo pueden
quitarle la supuesta propiedad a cualquiera. Es imposible que el hombre
tenga control absoluto sobre alguna cosa que dice ser suya. Ya que no
podemos controlar por completo nuestras posesiones, queda claro que
nosotros no somos los verdaderos dueños de las mismas, sino que lo es
el que ejerce control absoluto sobre estas cosas. Y ¿quién es ése? Job
sabía que es Dios. Él dijo: “Jehová dio, y Jehová quitó” (Job 1.21).
El que posee puede demostrarlo por medio de su control.
c. Dios ya lo posee todo
¿Tiene usted una escritura segura para “su” terreno? Imaginemos que
usted compró su terreno y se le dio una escritura, la cual usted registró
en el minucipio. Ahora el gobierno de su país lo reconoce a usted
como dueño legítimo de ese terreno. Es una escritura segura, ¿verdad?
No, no es segura. Por ejemplo, supongamos que hay un proyecto para
hacer una carretera desde un pueblo a otro y esta ruta pasa justo por
el centro de su propiedad. ¿Qué hará usted? ¿Presentará su escritura
y amenazará con llevar el caso a un juicio? ¿Eso impediría que esa
carretera pase por su propiedad? Por supuesto que no. Su escritura está
sujeta a lo que el gobierno quiera. Entonces, usted no tiene una escritura
segura. Además, el dueño original, Dios, todavía mantiene todos los
derechos sobre su propiedad. Quizá usted nunca lo había pensado, pero
la escritura que usted tiene para “su” propiedad, aunque es legal, es sólo
un arrendamiento de Dios. “De Jehová es la tierra y su plenitud” (Salmo24.1).

No nos olvidemos que todo le pertenece a Dios, debemos ser recíprocos con lo que él nos permite, tomemos la actitud correcta como el salmista…“Qué pagaré a Jehová por todos sus beneficios para conmigo?” Salmo 116:12

Nota:

“Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios …no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen … y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios … No digas, pues, en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza.” Deuteronomio 8:11-17

“Acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas…” Deuteronomio 8:18

Anuncios

Un comentario en “Dios es el único dueño verdadero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s