La actitud de Pablo hacia el evangelio: ¿vergüenza u orgullo?

“No me avergüenzo del evangelio”

¿Qué es la vergüenza, sino un sentimiento paralizante de la acción? Todos podemos recordar alguna situación de la niñez en que la vergüenza nos dejó tiesos, mudos y cabizbajos, mientras cumplíamos el rol de involuntarios actores principales.
Pablo pondera la situación que tiene que afrontar. Se ha convertido en el principal actor, por la elección que Dios ha hecho de él, para la presentación y difusión del evangelio. Todas las miradas, unas llenas de receptividad y las demás de odio o de indiferencia, están puestas sobre él. Sabe que la predicación del evangelio lo identifica con un Jesús rechazado por la religión judía, negado por la cultura griega, y crucificado bajo la ley romana (Jn. 19:19, 20).
Ante un rechazo general tan reciente del crucificado, ¿sería fácil pasar de la timidez natural a la osadía sobrenatural que se requería para no sentirse avergonzado de anunciar el evangelio? La respuesta se encuentra en el mismo evangelio que predica.
No se avergüenza del evangelio porque conoce bien, por la revelación que Dios le ha hecho, qué es el evangelio. Frente a ese conocimiento, toda duda, temor y vacilación, se desvanecen como las sombras de la noche ante la salida del sol, para dar paso a una intrepidez a toda prueba. Y exclamará aquellas palabras inmortales que han sido de inspiración para legiones de predicadores y lo siguen siendo para nosotros: ¿vergüenza? “No me avergüenzo del evangelio” y “ay de mí si no anunciare el evangelio” (1 Co. 9:16) (siendo el evangelio lo que él sabe que es).
Decir “no me avergüenzo del evangelio” no es como silbar en la oscuridad en una situación de confrontación probable. Este no me avergüenzo es más bien lo que podríamos llamar una declaración en situación real. Y es hasta cierto punto una vivencia jactanciosa de parte de Pablo (“me glorío y aún me gloriaré.” Fil. 1:18). Es como mirar a un Juan Marcos, o tal vez a un Tomás (ejemplos de lo que frecuentemente sucede en la actualidad) que ceden terreno a las intimidaciones del enemigo mientras que él avanza de manera resuelta para ponerse del lado de su Señor. “Yo no me avergüenzo, no puedo avergonzarme del poder (gr. DYNAMIS, de donde deriva el vocablo ‘dinamita’) que Dios ha puesto en acción para salvar”. Los falta de valores de este mundo y sociedad modernista pueden hacer pensar que IDENTIFICARSE con un Cristo rechazado es un acto de debilidad, y que IDENTIFICARSE con un evangelio que es “locura para los que se pierden”, es un acto de pobreza intelectual que recae en la vergüenza . Para ellos, el evangelio consiste  en cosas tan poco atractivas al hombre como lo fue aquella cruz de madera manchada por la sangre de un Jesús crucificado. Cuando hay una multitud que se burla y niega, es difícil dar un paso al frente y decir “es Cristo mi Señor”, “es mi evangelio”. Un resuelto Pedro no pudo hacerlo (antes de Pentecostés) y le negó tres veces.
No hay lugar para la duda, como no hay lugar para el cobarde en en el campo de batalla.
¿Podemos avergonzarnos? De ninguna manera!
¿Tenemos que andar escondiendo este poder de los que se burlan o se oponen? Tampoco!!
Antes, podemos sentirnos santamente orgullosos, satisfechos, confiados, y urgidos a llevar este evangelio por todas partes, “porque el evangelio es poder de Dios para salvar”.
Ahora, estimado suscriptor: Le dejo un enlace sobre el evangelio que no le cuesta nada compartir, copiar y pegar para mandarlo a un amigo, compañero o familiar.
Bendiciones.

Adaptación realizada de:Somoza, J. S. (1997). Comentario bı́blico del continente nuevo: Romanos (41). Miami, FL: Editorial Unilit.
Anuncios

4 comentarios en “La actitud de Pablo hacia el evangelio: ¿vergüenza u orgullo?

  1. JESUS es la Luz del mundo,no tengo la menor duda,El me amo primero, hoy endia lo reconozco El a sido mi amigo fiel en todas mis situaciones adversas de mi vida en peligros de muerte en fin hantes muy poco yo le conocia hoy le conozco mas de lo que hantes de mi vida le conocia, pero hubo en mi un gran interes por concerle mas y fue cuando Yo decidi ir en busca de El: como el hijo prodigo, me regrece del camino y fuy a donode El fui a las Escrituras con un interes de saber de El y El me ayudo a levantarme del abismo fue cuando Crei en El, me arrepenti y me bautice, se , que EL me perdono de mis pecados crei y creo en su Evangelio que es poder de DIOS PARA SALVASION A TODO A QUEL QUE CREE al judio y tambien al griego eso me llamo mucho la atencion su muerte , sepultura y resureccion 1 de corintios 15;1, 5 este fue otro punto de mayor preocupcion Le sugiero a quien en verdad lea este comentario hacerquese a El, y con toda seguridad no le ira mal sera el paso de un viejo hombre a la de un hombre nuevo.renobado pero con la garantiay el sello del mas grande honor de llegar a ser hijo del padre mas bondadoso de este universo.
    este quien hoy en dia es un servidor y siervo de CRISTO
    Alberto Lopez

  2. cristo es todo poderoso y en el hay liberta tampoco me averguenso del evangelio y doy gracias por esto tan bonito que es un regalo divino la fe que es la esperanza viva

  3. La palabra de DIOS tenemos que practicarla, vivirla ycomunicarla al pecador sea quien sea y donde sea.
    El Evangelio es Poder, es SALVASION a todo aquel que CREE en EL.

  4. La palabra de Dios NO ES DE QUE NOS GUSTE Y NO SETRATA DE GUSTOS, SINO DE QUE HAY Q UE CREERLA, ES PONER NUESTRA VULUNTAD HACIA LO QUE DIOS NOS DEJO PARA QUE SEAMOS SALVOS EL NOS DIO VIDA ATRAVEZ DE SU HIJO JESUCRISTO.
    Alberto Lopez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s